Follow by Email

miércoles, 21 de enero de 2015

Testimonio de Ameli



La verdad es que estoy de lo más animadísima porque veo que lo que hago tiene efecto, y eso me anima a seguir adelante.

Cuando alguna vez en la tele he visto un producto anunciado y que salían personas diciendo esto o lo otro sobre el producto, me preguntaba si sería real o estaría preparado; lo único que intento es comunicar a quien desee leer mi testimonio, lo que a mí me ha sucedido.

Por medio del naturista con el que llevo hace años, me he ido informando de distintas cosas positivas y efectivas, energéticas, que podía hacer en mi vida, para mejorarla. Una de estas fue oír hablar de Guillermo, y no sólo ha sido oír hablar de él, sino que la persona que me habló de él empezó con lo de la vista y ahora mismo no utiliza gafas; el día que le vi, me sorprendí y me alegré de que estuviera sin ellas, y sobre todo porque yo también podría tener la posibilidad de no usar más gafas en mi vida.


El sábado 17 y domingo 18 de enero del 2015, un grupo de personas nos juntamos en un lugar para escuchar lo que Guillermo tenía para contarnos y enseñarnos. Antes de nada, quiero contaros que tengo 53 años, con 16 años me diagnosticaron astigmatismo y con 41 años me dijeron en la óptica que tenía vista cansada, óseas, presbicia, que era por la edad y que hasta los 60 años iría en aumento. Como no conozco el funcionamiento de la vista, creí lo que allí me decían y en poco tiempo mi visión fue a peor, tanto con la presbicia como con el astigmatismo, llegando a no poder salir de casa sin gafas, porque no veía ni los números de teléfono, ni tan siquiera la lista de la compra, (era un apuro ir a comprar y tener que pedirle a un/a extrañ@ que por favor me la leyera). Las letras de la tele tenía que preguntar a mi marido que ponía, para enterarme de las noticias. Poco a poco también empecé a notar a la hora de conducir que no distinguía muy bien lo que veía.

 Cuando me llevaba el ordenador a la calle y dejaba las gafas en casa, era pasearle un rato en coche, ya que no podía utilizarle como tenía pensado en un primer momento. Triste, ¿verdad? pero era así

Cuando el naturópata nos comentó al grupo que podíamos recuperar la vista que teníamos antes de tener que usar gafas, lo primero que pensé fue en la lista de la compra, en el ordenador, en que mi marido no se creía lo que le estaba contando, y que en el momento en que ya no las necesitara, le diría " ves, no necesito gafas, yo tenía razón al optar por los ejercicios de Guillermo y tú estabas equivocado al ponerlo en duda".

Las explicaciones dadas por Guillermo son fáciles de entender, no necesitas tener por obligación una carrera o algo parecido; los ejercicios son para ejercitar la vista, para decirle al cerebro que trabaje, a la vista que aprenda a mirar cómo se debe, y los resultados son progresivos; mi medida de distancia al panel de las letras en la fila 6ª, el domingo a las 10 de la mañana era de 104cm y a las 5 de la tarde de 204cm. Hoy viernes 23 de enero, ya leo la 8ª fila llegando a 290cm, leo las letras de la tele a 4 metros de distancia.


Me encanta salir de casa y perfilar los contornos de las cosas que veo, ejercito la vista y descubro otro mundo. Si por emplear 5/10minutos cada 2h -2.30 horas, con unos ejercicios sencillos y amenos, recupero mi vista, y la estoy recuperando (ahora tengo puestas unas gafas del 2012 que usaba para leer y me sirven para el ordenador y lectura), bienvenidos sean, los haré muy a gusto y contenta. Gano calidad de vida y eso es lo más importante. Me siento más viva y fuerte"

Estoy tan contenta que deseo comunicarlo a la gente que desea realmente no volver a utilizar gafas ni lentillas.

Bueno, espero tener noticias muy buenas para darte, sea cuando sea.

Un abrazo y un beso desde lo profundo de mí.

Ameli. Etxalar. Navarra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario