Follow by Email

viernes, 29 de junio de 2018

¿Estás dispuest@ a cambiar??


VIDEO

Durante nuestra vida  nos enfrentamos a desafíos que parecen ser mayores que nuestra capacidad de respuesta, cada uno de estas experiencias nos "plantea" la siguiente pregunta: "¿Estás dispuesto a cambiar (quién has sido)? con el fin de realizar una mayor posibilidad de ti mism@? "
Y aunque momentos como estos nos preocupan por su incertidumbre,  debemos estar muy agradecidos por su aparición en nuestra vida: esta experiencia no deseada, de encontrarnos con nuestras aparentes  limitaciones, es la única forma en que la vida puede preguntarnos si queremos ir más allá, o sea; evolucionar. Entonces este momento  es en realidad una preciosa  semilla en germen de nuestro ser, siempre que estemos dispuestos a verlo como tal.
Desafortunadamente, la mayoría de nuestros cerebros automáticamente se resisten a lo desconocido. Cuando no podemos entender la naturaleza de una situación no deseada, caemos, por defecto, en manos de una naturaleza cuya respuesta es siempre la misma: ser negativo y luego intentar protegernos. Suelen funcionar en piloto automático.
Una y otra vez, estos juicios interiores, vuelven, repiten situaciones para poder ayudarnos a ver una cosa: no podemos superarlos mientras sigamos siendo quienes y lo que hemos sido.
Solo hay una forma de que trascendamos las limitaciones de nuestra naturaleza presente. Primero, debemos ver que: estas limitaciones no nos pertenecen, más de lo que el torpe cuerpo de la oruga pertenece a la mariposa liberada de su cáscara.  La solución estriba en la acción, el movimiento. Debemos actuar y atrevernos a dejar ir a cualquier parte de nosotros que quiera que adoptemos su visión limitada de la vida como nuestra.
La verdadera libertad no es un logro; es nuestra relación despierta y nuestra participación con  lo que está en nuestro camino es parte del Camino.
 Esto es ponernos en acción durante los primeros 5 segundos porque después nuestra zona de ganglios basales va  a tener la lectura de estrés y va hacer lo necesario para que no evolucionemos, va a hacer surgir las dudas, inseguridades y a dar preponderancia hacia lo que sentimos en ese momento en vez de hacer lo y ponernos en acción para romper ese patrón. Que es lo que se necesita en ese pequeño momento. Valentía.
La buena noticia es que si empezamos a reaccionar nos vamos a sentir muchísimo mejor y vamos a conectar con quien realmente somos en vez de con quien estamos soñando ser.

martes, 5 de junio de 2018


Si seguimos viviendo como personas orientadas al exterior, estaremos condenados a repetir nuestra vida de la misma manera que siempre ha sido; confundiendo y forzando nuestra visión, pagando las  consecuencias. 

 Todos nosotros estamos envueltos en nuestras ideas, y estas ideas están producidas por nuestras experiencias pasadas, cargadas y recargadas de nuevo en nosotros, a través de reacciones condicionadas a los eventos. Es hora de tomar una nueva dirección para empezar a ver en vez de mirar.

 ¿Cuál es la nueva dirección?

Empezar a ver desde nuestro Interior. Ya sabes cómo estás ahora... claramente viviendo una vida dirigida hacia el exterior. No hay nuevas ideas del yo que mira hacia dónde mira, porque el único mundo que conoce no tiene nuevas ideas.

 Solo dentro de la siempre creciente presencia del mundo interno se abren los velos que opacifican la visión; es donde algo verdaderamente nuevo te puede suceder y donde la claridad, la nitidez, la profundidad de campo y la intensidad de los colores están esperando para ofrecerte su regalo infinitamente maravilloso.

Guillermo P A. Junio/2018