Follow by Email

viernes, 10 de octubre de 2014

Un siglo de existencia ; El método de "SENTIDO COMÚN" de W.Bates para educar la vista.


La idea de que la Tierra gira alrededor del Sol fue propuesta desde el siglo III a.C. por Aristarco de Samos y no tuvo aceptación. Pasaron 1800 años antes que Copernico
se arriesgara 
tímidamente a decir algo y despues Kepler que demostró que las órbitas de los planetas no son circulares, sino elípticas; Galileo fue citado a comparecer ante el tribunal de la Inquisición de Roma, y fue condenado.

Hace más de 100 años que el Doctor y Oftalmólogo W.Bates y sus seguidores ayudan a personas a recuperar la visión.  El doctor Bates constató que la vista cambia en función del estado físico y emocional de la persona.  Ocupo diversos puestos alrededor de Nueva York como profesor de oftalmología y médico de cabecera, a pesar de los positivos resultados que obtuvo con miles de pacientes, sus métodos eran contrarios a las enseñanzas de aquella (y esta) época, y fueron condenados sin juicio y rechazados por sus coetáneos, y, en general aún siguen siéndolo hoy en día.


En líneas generales hablar de recuperar la visión, entrenar la vista, suena a herejía, a charlatanismo, a “alternativismo”, aunque existan suficientes  testimonios de casos de recuperación de la visión, como para llamar la atención de los científicos.  En su época hubo muchos defensores (sin éxito) intelectuales y escritores de la talla de Aldous Huxley (Un mundo Feliz), el cual escribió un libro sobre el tema en honor a la persona que le ayudo a recuperar su visión normal  W.Bates.

La ciencia afirma que el 90% de la visión ocurre en el cerebro, y que el ojo tanto en la medicina alopática como en la medicina china está directamente relacionado con el hígado.

Por lo tanto usar las gafas para corregir la vista es apuntar en una dirección única, que es la de poner una escayola (las gafas), y esperar a que el problema se resuelva solo.
Nos dicen que la presbicia, miopía etc. son problemas a los que hay que habituarse a utilizar las gafas (de por  vida) o, someterse las nuevas operaciones de vanguardia como a modernísima  implantación en el ojo de las lentes 3 en 1. Lo que sigue sin corregir o resolver el problema.

¿Es insoluble la presbicia, la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía?  La única solución médica y oficial expandida en el mundo ¿Es realmente una solución?  ¿Por qué no se han investigado otras líneas, otras posibilidades? ¿Por qué aceptamos automática y pasivamente el permanecer manteniendo nuestra vista en un estado crónico, con el uso de gafas llamadas oficialmente “correctoras”?




Personas con trastorno de personalidad.

Un estudio científico describe un caso de una paciente psiquiátrica con una doble personalidad. Una de sus personalidades era diabética y miope, mientras que otra no lo era. Sus niveles de azúcar eran normal y padecía de hipermetropía, cuando ella estaba en su personalidad no diabética, pero luego, cuando ella se movió en su alter ego diabético, sus niveles de azúcar subieron, y todas las pruebas médicas demostraron que ella era diabética. Cuando su personalidad volvió de nuevo a la contraparte no diabética, sus niveles de azúcar normalizaron.

El psiquiatra Bennett Braun, describe el caso de Timmy, que padecía múltiple personalidad. En una personalidad era alérgico al jugo de naranja, y cuando esta personalidad bebía jugo de naranja, Timmy sufría de urticaria y ampollas. Sin embargo, otra personalidad bebía zumo de naranja sin incidentes. Si la personalidad alérgica se encontraba en medio de un ataque de alergia y cambiaba de nuevo a la personalidad no alérgica, la urticaria desaparecía al instante.



¿Qué conclusiones sacamos al leer lo que les ocurre a personas con trastorno de personalidad?

Las creencias paradigmales relacionadas con la vista nos mantienen limitados a una manera de actuar y pensar contraria a una reflexión consciente, pensante, solo conductual; en piloto automático.

Lo común es decir: ¿es posible que existan métodos naturales técnicas sencillas que nos ayudan a recuperar una vista normal, a dejar de prescindir de las gafas,  cuando la enorme estructura médica no lo ha conseguido en más de cien años? Y por muy lógicos que sean los argumentos confiamos mucho más en “la honestidad y profesionalidad” del sistema de creencias predominante.



La buena noticia es que he experimentado el sanar mi vista al 100%, y,  he decidido con la ayuda de diferentes técnicas para disolver sistemas de creencias limitantes, y el programa “Entrenando la vista” diseminar la voz de que es posible dejar de usar las gafas y que podemos recuperar nuestra visión natural, si nos lo proponemos, entrenando persistentemente.

                                      www.entrenandolavista.com  

No hay comentarios:

Publicar un comentario