Follow by Email

viernes, 29 de junio de 2018

¿Estás dispuest@ a cambiar??


VIDEO

Durante nuestra vida  nos enfrentamos a desafíos que parecen ser mayores que nuestra capacidad de respuesta, cada uno de estas experiencias nos "plantea" la siguiente pregunta: "¿Estás dispuesto a cambiar (quién has sido)? con el fin de realizar una mayor posibilidad de ti mism@? "
Y aunque momentos como estos nos preocupan por su incertidumbre,  debemos estar muy agradecidos por su aparición en nuestra vida: esta experiencia no deseada, de encontrarnos con nuestras aparentes  limitaciones, es la única forma en que la vida puede preguntarnos si queremos ir más allá, o sea; evolucionar. Entonces este momento  es en realidad una preciosa  semilla en germen de nuestro ser, siempre que estemos dispuestos a verlo como tal.
Desafortunadamente, la mayoría de nuestros cerebros automáticamente se resisten a lo desconocido. Cuando no podemos entender la naturaleza de una situación no deseada, caemos, por defecto, en manos de una naturaleza cuya respuesta es siempre la misma: ser negativo y luego intentar protegernos. Suelen funcionar en piloto automático.
Una y otra vez, estos juicios interiores, vuelven, repiten situaciones para poder ayudarnos a ver una cosa: no podemos superarlos mientras sigamos siendo quienes y lo que hemos sido.
Solo hay una forma de que trascendamos las limitaciones de nuestra naturaleza presente. Primero, debemos ver que: estas limitaciones no nos pertenecen, más de lo que el torpe cuerpo de la oruga pertenece a la mariposa liberada de su cáscara.  La solución estriba en la acción, el movimiento. Debemos actuar y atrevernos a dejar ir a cualquier parte de nosotros que quiera que adoptemos su visión limitada de la vida como nuestra.
La verdadera libertad no es un logro; es nuestra relación despierta y nuestra participación con  lo que está en nuestro camino es parte del Camino.
 Esto es ponernos en acción durante los primeros 5 segundos porque después nuestra zona de ganglios basales va  a tener la lectura de estrés y va hacer lo necesario para que no evolucionemos, va a hacer surgir las dudas, inseguridades y a dar preponderancia hacia lo que sentimos en ese momento en vez de hacer lo y ponernos en acción para romper ese patrón. Que es lo que se necesita en ese pequeño momento. Valentía.
La buena noticia es que si empezamos a reaccionar nos vamos a sentir muchísimo mejor y vamos a conectar con quien realmente somos en vez de con quien estamos soñando ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario